Los lunes tenemos la costumbre de darnos un capricho para empezar bien la semana. Laura –mi compañera de ofi– y yo siempre vamos al mismo sitio a desayunar, por lo que los lunes saben que nos tienen que poner una napolitana de chocolate o un croissant desbordante de crema “¡Es el día especial”, también lo celebramos una vez al vez cuando tenemos esos días de chicas en los que necesitamos sobre dosis de azúcar.
Este lunes, fuimos a comer a la Granja Petit Bo, un acogedora bakery/ bistrot que tenemos a 5 minutos del trabajo, y esta fue nuestra apetitosa y rica comida. ¡Vivan los lunes!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Como muchos sabéis adoro desayunar, no soy persona ni tengo humor sin mi café a primera hora de la mañana. De hecho lo primero que hago nada más levantarme es encender la cafetera buscando el olor del café y no es broma.

Por rutina y las prisas del día, muchas veces no me puedo permitir desayunar como me gustaría y tengo que buscar opciones fáciles de llevar como: fruta cortada, tostadas y café preparado. Me resulta difícil encontrar el café ideal, algunos son demasiado largos, otros muy pequeños…y yo soy de las que quiere un buen tazón, y en verano bien frío.

Mi imprescindible para estas mañanas de verano se llama Frappuccino, un espresso con leche que bebo bien bien frío. No tomo cualquier café, soy consumidora de Starbucks habitualmente y cuando probé esta opción para llevar me encantó.

No me gusta hablar de adicciones, pero uno de mis mayores placeres es disfrutar de un buen café, a cualquier hora, mañana y tarde. Lo que más me gusta de Frappuccino es que además de tener dos sabores a elegir -coffee y vanilla- puedo beberlo cuando y donde más me apetezca, ¡muchas veces lo hago de camino al trabajo!

Y, los fines de semana, se viene conmigo a la playa, ¡es perfecto para un break a mitad de mañana o merendar!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Odio madrugar, así que como hoy es el día de la Publicidad y tenemos fiesta en la agencia aprovecho para levantarme sin el estridente despertador y enseñaros algunas de mis últimas adquisiciones.

Madrugue o no mis mañanas empiezan con un café en mano, sin el no soy persona y si no lo tomo quizás me ponga de mal humor. Me enamoré de este pote de cristal que vi estas navidades en Natura y no pude evitar llevármelo a casa con una colección de cañitas de papel. Me gusta que quede con espumita y darle un toque de canela y azúcar.

Mi viernes huele a “Paradiso” la nueva fragancia de Cavalli, ojalá pudiera retransmitiros de alguna forma el olor, fresca, dulce, me chifla. Soy una fanática de los cosméticos y perfumes pero también me cuesta encontrar los imprescindibles que me acompañan año tras año, os aseguro que éste se ha convertido en uno de mis básicos.

Y por último uno de mis gadgets favoritos -y que más necesitaba- una funda para mi móvil nuevo. Soy un desastre y suelo tirarlo por el bolso o incluso se me cae al suelo por torpe. Pero como los chicos de Palila me conocen bien han dado con el regalo que tanto necesitaba, una funda de piel natural hecha aquí en Barcelona. Adoro su filosofía de empresa y todos sus productos por lo que me encanta poder darlos a conocer. Además como veis, este modelo, tiene un mini bolso delantero súper útil.

Aunque dejadme que os diga que lo mejor de mi mañana ha sido despertarme y que fuera de día y así poder disfrutar de la vista. Adoro este lugar.

_MG_9948 _MG_0007 _MG_9989 _MG_9965

 

¡Que tengáis un bonito día!