Hace un par de semanas visité por primera vez Granada con Adri, no entiendo como no habíamos ido antes porque nos habían hablado maravillas… pero así fue. Nuestro objetivo del fin de semana era disfrutar de la ciudad, mimarnos y desconectar. A la lista tuvimos que añadirle un “curar la gripe de Aretha” porque nada más bajar del avión estaba a casi 30º de fiebre y me dio un bajón terrible. Pese a eso todo fue genial aunque fue bastante fácil porque me mimaron como a la que más. Nos alojamos en Occidental Granada y desde que pisamos la recepción nos cuidaron como si fuésemos familia. Es normal que el trato en un hotel sea bueno, amable y agradable, pero el equipo de Paco es de los más majos que he conocido nunca! Da gusto ir de viaje y sentirse como en casa, y no es nada fácil de conseguir, creedme.

Si os apetece visitar la ciudad ahora que hace frío o vais a Sierra Nevada a esquiar os recomiendo algunas de las cosas que hicimos nosotros. El viernes nos fuimos de tapas nada más llegar (gracias a todas vuestras recomendaciones por Instagram), paseamos por el centro y me empezó a subir la fiebre y el malestar, ¿qué guay, eh? Pues sí, porque decidimos ponerle remedio y nos bañamos hasta que nos salieron arrugas (eso me alivio un montón), después fuimos a cenar al gastro bar “Jamar”, increíble, os recomiendo el rabo de toro con parmentier.

El sábado, desayunamos a lo grande, mimaron a Adri en la barbería de Paco López (justo al lado del hotel) , seguimos de tapas (¿se nota que adoramos comer?), visitamos Albaicín y Sacromonte y por la noche fuimos a un tablao flamenco.

Por último el domingo, ¡que fue mi día favorito!, ya me encontraba mejor (claro! me comí una caja de analgésicos jaja) y visitamos la Alhambra. Os lo digo en serio, aluciné. Llevaba tanto tiempo queriendo verla, y me sorprendió más de lo que ya me esperaba. Adoro los monumentos de este tipo, creo que este y el Coliseo son mis favoritos, me encanta imaginarme a la gente de la época viviendo allí mientras estoy dentro y me alucina pensar lo adelantados que estaban en la época. Os recomiendo sinceramente que si queréis visitarla lo hagáis con guía, la diferencia de precio vale la pena y todos los amigos que han ido sin guía después se han arrepentido. Además, no es lo mismo verlo por nuestra cuenta que que nos expliquen las historietas de la época. Os lo dice una que no ama demasiado los tours en grupo así que hacedme caso 😉

Vamos, que no quiero ser una pelma pero el caso es que quiero volver a Granada porque me he quedado con ganas de más 🙂
¡Gracias por todo!

 

 

4 comments

Responder

Ojalá vuelvas pronto y podamos hacer esa quedada que con tantas ganas me quedé!!!
Me alegra que te haya gustado tanto nuestra Graná.
Muchos besos preciosa.

Responder

Que ganas de que subieras otro post! Eres preciosa y la mejor blogger eveeeeer bolichita

Responder

Hola guapísima!!espectacular granada!!
Una preguntilla…con qué cámara haces las fotos?? Salen se 10!!
Un besoo!!

Responder

Granda es mágica, me alegro un montón que te halla gustado tanto, la próximo visita espero que sea por mi tierra en Córdoba. Besos desde, https://mariowearssomething.wordpress.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *